El Sanador Herido, Quirón en tu Carta Natal.


Quirón era un Centauro y lo llamaban el Sanador herido. Durante su historia Mitológica, él recibe varias heridas, siendo la primera de ellas el abandono de su Madre, quien durante su nacimiento al verlo y parecerle tan despreciable en su aspecto físico (mitad animal y mitad humano), lo expulsa del Olimpo.

Quirón es abandonado y es por esta razón que es adoptado por el Dios Apolo, quien le da la mano, lo ayuda, y se convierte en su Maestro. Apolo le enseña todo lo que sabe, llevando a Quirón desde sus oscuridades hacia el brillo de la creatividad infinita y hacia la luz del amor y la Consciencia.

Donde todos tengamos a Quirón en nuestra Carta Natal va a estar nuestra herida, a través de quién o en qué escenario vamos a recibirla, también donde tengamos a Quirón en nuestra Carta Natal va a estar a quién, por razones del destino, le debemos dar la mano o quién no las va a dar a nosotros y en que escenario de nuestra vida se va a vivir esto.

¿Será nuestro hermano, será un hijo, será la pareja? Esto dependerá de donde se encuentre Quirón en nuestra Carta Natal y bajo las influencias de que signo.

Quirón también nos revelará en nuestra Carta Natal la comprensión filosófica que tendremos acerca de lo que esa herida quiere mostrarnos por herencia Kármica, revelándonos la comprensión para poder servir de guía o Maestro o comprender quien podrá servirnos de Maestro o guía a nosotros, en momentos difíciles.

Quirón en la escuela del Sol aprendió grandes artes y conocimientos. Se hizo Astrólogo, Astrónomo, Medico, Profeta, era un gran músico, inventó la flauta, la lanza... Apolo le enseñó arco y flecha, equitación... sabía de Cacería, de hierbas medicinales, sabía sobre todos los rituales secretos y todas las artes necesarias que le ayudaran a saberse adaptar en la vida ante cualquier situación y sobrevivir, pues esa es una de las grandes enseñanzas de la vida…


"Sabio es el que se sabe adaptar, pues el que se sabe adaptar, es el que pasa a la próxima generación.”


Dando a entender esto que también ante las dificultades de la vida, hay que saberse adaptar y no luchar ni renegar, sino crear un espacio de aceptación de "lo que es" en ese momento de la vida y vivirlo desde la inteligencia de la conciencia del Ser, que sabe para qué sucede lo que sucede.

Apolo mitológicamente representa al Sol en la Carta Natal y representa el símbolo de la luz de la Consciencia, por ende Apolo, el Sol, ayuda a Quirón y le enseña a sacar su propio brillo, a pulir el diamante en bruto que vive en él (su parte animal, la cual representa lo instintivo en él) a manejar (domar) lo salvaje de su mundo interior. El Sol va a hacer a disciplinado a Quirón pero en Consciencia.

Al terminar de enseñar a Quirón, Apolo lo bautizó (Una especie de iniciación) en donde le hizo comprender que todo aquello que él había recibido debía compartirlo… y al salir de la escuela del Sol, Quirón puso su propia escuela donde compartió todos sus conocimientos.

Quirón, el Centauro mitad humano mitad animal, representa en su parte animal a los instintos salvajes desenfrenados. La Mitología de Quirón en unión con el Sol como su Maestro, explica que cuando la voluntad de una persona se deja llevar por su lado instintivo, va a ser como el Centauro, pero cuando la voluntad de una persona se mueve desde la luz de la Consciencia va a ser un SOL, llegando a aquel estado del Ser en donde la Consciencia brilla e ilumina cada paso y cada decisión. Es aquella persona que ha manejado sus dragones interiores o su parte animal... (el mundo inconsciente de la ira, la rabia, los miedos, los celos, que como en el caso de Quirón son los sentimientos que generan sus heridas y el abandono de su madre)...y ha aprendido a domarlos y a vivir desde la Consciencia profunda de su Ser.

Mitológicamente otra de las heridas de Quirón fue a través de una flecha envenenada con la sangre de la Hidra de Lerna y con esta herida existía un gran problema para Quirón, pues quien fuera herido con la sangre de la hidra de Lerna jamás su herida sanaría. Esta flecha hiere a Quirón en su pierna, en su parte animal (Salvaje). Esto es muy simbólico pues nos deja saber que siempre las heridas de la vida que producen un gran sufrimiento, provienen de la parte material e instintiva, por eso la herida fue en sus patas, su parte inferior animal... y el veneno de la sangre, es en representación de aquellos sentimientos oscuros que nos envenenan.

Quirón nos enseña que para poder transformarnos, todos tenemos que reconocer que estamos heridos en los instintos, bajo situaciones emocionales muy ancestrales que se mueven en el ser humano y se repiten de generación en generación. Situaciones en las que también hemos sido envenenados y que despiertan nuestro lado oscuro inconsciente…situaciones como por ejemplo (¿porqué ella sí pudo ser madre y yo no, o porqué mi marido me dejó, porqué esa persona si puede tener todo aquello que yo he deseado tener en mi vida, porque mi hijo murió o porque mi madre me abandonó, porque no me ayudó cuando más la necesité, porque no me demostró su amor?, etc.), que representan instintos reprimidos y no confrontados como los celos, la venganza, la amargura, la desolación o el odio en mínimas o máximas escalas…

¿Qué representa una herida?


La herida es algo que no se borra, como una cicatriz que ha estado ahí desde siempre. La herida primero hay que aceptarla como algo que ha penetrado (Como la flecha que hirió a Quirón) en mi alma, en mi corazón, en mi cuerpo, en cualquier forma, (físicamente como una enfermedad, o emocionalmente como una perdida o un dolor). Debemos reconocer que tenemos una herida y que esa herida es en nuestra parte instintiva o animal.

Para sanar hay que hacer un matrimonio entre lo humano y lo animal en nosotros, entre lo celestial y lo terreno y saber que en el mundo material todo es transitorio, que las cosas en el mundo tienen un comienzo y un final, incluyendo situaciones y relaciones con heridas profundas.

Tenemos que aprender a aceptar aquello que por nuestras acciones pasadas no podemos cambiar (Karma). Tenemos que aprender que el mundo que vivimos hoy, es el resultado de nuestras acciones pasadas, hayan sido tomadas consciente o inconscientemente.

Siendo esto así, debemos decidir vivir el presente con la plena luz de la Consciencia, aprender a aceptar hoy las acciones que nos llevaron a vivir lo que hoy llega a nuestra vida sin desearlo conscientemente, pero contando con la gran oportunidad de saber desde la plena luz de la conciencia, que lo que hoy decida, que lo que hoy elija (desde esa misma luz de la conciencia y no desde mis oscuridades) forjarán las experiencias que serán experimentadas en el mañana. Así que de nosotros depende utilizar el gran potencial del momento presente, aquí y ahora, en aquello que verdaderamente deseamos forjar y transformar en nuestra vida, con nuestra pareja, con nuestros hijos, con nuestra familia, con nuestro hogar, con nuestros amigos, con nuestros vecinos, con nuestra comunidad, con nuestra vida.

Al aceptar el mundo de la forma como es, y saber que nuestra verdad absoluta no se oculta en él, gestamos en nosotros la desnudez del alma, en donde se expande nuestra visión de la vida y aprendemos a aceptar y comprender la muerte, la limitación humana y la naturaleza impermanente y transitoria de todas las cosas del mundo.

Comprendemos que todo cambia constantemente y que una inteligencia superior y sagrada, esta orquestando esta danza divina que solo busca alinearnos y entonar nuestra danza a la suya. Siempre que perdemos esa armonía sufrimos...Al mismo tiempo descubrimos la fuerza de quien se conoce a sí mismo desde la totalidad del Ser, desde lo real (lo divino) y no desde lo falso (lo material).

Reconocemos que para entrar al reino de lo divino y vivirlo en el mundo, aquí y ahora, hay que despojarse de todo lo falso, despojarse de la forma (EGO), sabiendo que la herida representa eso que hay que traspasar, pero que para hacerlo tenemos que soltar toda la carga de lo que por tanto tiempo hemos creído que somos y desnudarnos de toda esa mentira que le ha dado una falsa forma e identidad a nuestro Ser y a nuestra vida.

De la herida nace la receptividad, nace la humildad, y desde la humildad nace la comprensión, nace la compasión y el amor hacia aquellos que también están heridos o que nos hirieron y que como Quirón hizo, en el Camino de nuestra vida, aunque tengamos nuestra herida, esa herida no nos impide dar la mano y ayudar a sanar a otros. Convirtiéndonos nosotros también en Quirón, el Sanador Herido.

Donde tengamos a Quirón en nuestra Carta Natal viviremos de alguna manera su mitología.

¿En cuál Casa y bajo la influencia de que signo se encontrará Quirón en tu Carta Natal?

¿Quieres conocer cuál es el mito de Quirón en tu vida?

¿A quién le vas a dar la mano o quienes te la van a dar a ti?

Descubre tu Carta Natal...!

Con mucho cariño,

Maribel Medina...

Creando Conciencia a través de la Astrología

Articulos Recientes